Qué son las resoluciones de Año Nuevo y cómo te ayudan a transformar tu realidad personal
Jorge Benito
Una resolución de Año Nuevo es una tradición en la que una persona decide cambiar un rasgo o comportamiento no deseado con el fin de lograr un objetivo personal, mejorar su vida o manifestar una mejor versión de sí misma.

Aprender a enfrentar nuestros miedos con coraje y valentía, reencontrar nuestra autoestima, cambiar nuestros hábitos alimentarios, cambiar nuestros patrones de pensamiento, iniciar una relación de pareja, lograr libertad financiera, deshacernos de comportamientos perniciosos y/o adicciones, disfrutar de la vida al máximo… Sean cuales sean tus resoluciones, son el resultado de tu deseo de encontrar tu mejor versión, y una excelente manera de comenzar a caminar hacia una vida más plena.

Ahora bien, cumplir con nuestras propias resoluciones puede ser todo un desafío

¿Sabías que solo el 8% de las personas mantienen sus resoluciones de Año Nuevo, de acuerdo con varias estadísticas? Alrededor de tres semanas más tarde, tendemos a volver a nuestros viejos patrones y nos encontramos justo donde comenzamos.

¿Por qué me resulta complicado cumplir con mis propias resoluciones?

Si nuestras resoluciones son tan importantes para nosotros, ¿por qué a veces es tan difícil mantenerse al día con ellas?

Hay muchas razones (lo difícil que el cerebro nos pone la creación de nuevos hábitos, el establecimiento de objetivos demasiado ambiciosos y restrictivos, la adopción de una actitud interior incorrecta…), pero hay uno que sobresale por encima del resto: la falta de conciencia del momento presente, que finalmente resulta en apatía y falta de compromiso.

Dijimos que nos gustaría encontrar más valor para hacer lo que nos gusta, que no volveríamos a quedarnos paralizados por el miedo, que incorporaríamos ese nuevo hábito, o que tendríamos más iniciativa para comenzar proyectos ilusionantes, pero a pesar de haber resuelto cambiar, finalmente seguimos repitiendo la misma experiencia de vida día a día.

¿Por qué?

Porque no estamos viviendo en el aquí y ahora.

Cuando perdemos la conciencia objetiva del momento presente básicamente estamos dejando que nuestra inconsciencia se interponga, todas esas rutinas dañinas que nos desconectan de nuestra mejor versión y manejan nuestra realidad de forma tan poco favorable.

Pero no tiene por qué ser así. Todos tenemos la capacidad de cambiar esto.

¿Cómo podemos mantener nuestras resoluciones y tener éxito?

Piensa en tus resoluciones como ese pequeño susurro de tu ser tratando de empujarte a vivir una vida con sentido. Para escuchar esa voz debes estar presente, en plena conciencia. Si dejas que tus patrones automáticos te dominen, la voz se apaga.

La mejor forma de nutrir tus resoluciones es pensar en ellas como nuevos hábitos a largo plazo, donde, al mismo tiempo, el momento presente es lo único que importa. La presencia es la piedra angular del proceso. Es lo que te ayudará a mantener viva tu resolución. Cada momento es importante, cada momento es una oportunidad de fortalecer tu resolución. Estar presente te ayudará a ir realizando pequeños cambios que de forma acumulativa marcarán la diferencia e instaurarán los nuevos hábitos.

Así pues, necesitas ejercitar tu presencia, tu conciencia, y las prácticas mente-cuerpo son una forma científicamente probada de hacerlo.

La práctica diaria de ejercicios mente-cuerpo como la atención plena/mindfulness y la visualización aumentan nuestra conciencia objetiva, reorganizan nuestros procesos psicofisiológicos y reescriben nuestra programación inconsciente. Desarrollan nuestras fortalezas internas y transforman nuestra realidad personal. Las prácticas mente-cuerpo nos ayudan a mantener el rumbo marcado por nuestras resoluciones, apoyando la creación de las vidas que realmente queremos vivir. He hablado de esto en multitud de artículos y vídeos que también te animo a revisar.

De hecho, los datos estadísticos muestran que las personas que mantienen una práctica regular de ejercicios mente-cuerpo tienen un 78% más de posibilidades de cumplir con sus resoluciones y tener éxito.

Al incorporar las prácticas mente-cuerpo en tu rutina diaria no solo aumentarás tu conciencia objetiva del momento presente, sino que pronto descubrirás que tu disposición interna, determinación y disciplina se mantienen vigorosas.

Sabemos que sostener la motivación y perseverancia a veces es bastante desafiante: nuestra mente de mono y nuestro estilo de vida silenciosamente nos distraen y nos alejan de nuestras propias resoluciones. Es por ello que es tan importante encontrar la orientación correcta.

La transformación personal no siempre es fácil, y recibir ayuda de un equipo profesional que te apoye día a día y te brinde los conocimientos prácticos adecuados realmente marcará la diferencia.

 

Autor

Jorge Benito

A caballo entre el mundo de la investigación y la aplicación práctica, Jorge Benito dirige el área educativa de Mindful Science, donde explora la conexión mente-cuerpo, la activación voluntaria de nuestros mecanismos naturales de transformación biopsicosocial y el fortalecimiento de nuestras capacidades y virtudes humanas. 

Autor del libro Educar para Sanar y creador de todos los programas online ofrecidos en Mindful Science, Jorge también facilita seguimiento personalizado a los suscriptores de esta comunidad online.

Actualmente colabora en el desarrollo de una nueva tecnología de retroalimentación cardiorrespiratoria que codifica y analiza las señales del cerebro y el corazón, y que pronto estará comercialmente disponible para todo el mundo.