Misión, visión, principios y propósito

Mente y cuerpo forman una unidad psicosomática, y todos los seres humanos poseemos mecanismos psicobiológicos que han evolucionado para permitirnos vivir en armonía con nosotros mismos y nuestro entorno.
Desde Mindful Science queremos difundir entre todos los seres humanos cómo activar voluntariamente estados de calma, presencia, atención, conciencia plena, despertar, compasión, claridad y salud… en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Creemos firmemente que todos podemos recuperar el equilibrio y vivir de forma más expansiva, y cada día trabajamos para ofrecerte el conocimiento y las técnicas de manera clara y simplificada.
Nuestra misión es investigar, experimentar y divulgar entre todos los seres humanos cómo activar voluntariamente estados mente-cuerpo, y nos comprometemos a dar lo mejor para guiar a las personas que confían en nosotros de forma honesta, transparente y competente.
Estos son nuestros principios:
Sentar como bases de nuestra praxis la experiencia directa, el legado místico-espiritual y la investigación científica.
R

Facilitar la incorporación del mindfulness y otras prácticas mente-cuerpo en la vida diaria de todos los miembros de nuestra comunidad online.

Integrar las prácticas de Mindful Science en áreas de desarrollo humano que consideramos fundamentales para nuestra evolución colectiva, como son la educación, la salud y los negocios, creando e impulsando programas formativos que puedan ser implementados satisfactoriamente en estas áreas.
Establecer modelos formativos sostenibles y flexibles de amplio alcance.
Ofrecer introducciones gratuitas, de bajo coste o personalizadas.
Hacer de nuestra práctica algo accesible, reproducible y capaz de ser transmitido por cualquiera y recibido por cualquiera.
Divulgar nuestra práctica entre la mayor cantidad posible de personas en el período de tiempo más corto que nos sea posible.
Uno de nuestros mayores retos es hacer que las bases teórico-prácticas de la ciencia de la transformación mente-cuerpo estén al alcance de cada niña y niño del mundo, independientemente de su procedencia y contexto socio-cultural. Acceder a estos conocimientos desde edades tempranas conlleva enormes beneficios personales, y en última instancia nos guía hacia la creación colectiva de sociedades armónicas y verdaderamente democráticas.