Mindfulness y Reprogramación Mental: un sencillo ejercicio de 5 pasos, por Eric Shaw

Eric Shaw
Hoy vamos a realizar un breve recorrido por la historia moderna del mindfulness o atención plena y vas a aprender una sencilla técnica que, debido a la configuración biológica de tu cerebro, te ayudará a manejar conscientemente tus sentimientos y tus pensamientos.

La atención plena entrena nuestros cerebros para instintivamente ayudarnos a ser más felices, pensar con mayor claridad y ejecutar tareas mentales de manera más efectiva.

Todas las personas altamente eficientes saben cómo manejar conscientemente sus pensamientos para tener éxito en su trabajo, alcanzar sus metas y mejorar sus vidas.

Curiosamente, en Occidente la vida laboral moderna y las prácticas modernas de atención plena aparecieron al mismo tiempo. Las raíces de las prácticas modernas atención plena las encontramos en el llamado Siglo de las Luces, momento en que también dio comienzo la Revolución Industrial.

Franz Mesmer (1734-1815)uno de los hijos de la Ilustración, dedicó su vida al entrenamiento de la atención; la palabra “hipnotizado(mesmerized, en inglés) proviene de sus descubrimientos. De hecho, hipnosis y atención plena tienen mucho en común, ya que ambas nos ayudan a organizar el flujo de pensamientos.

Como la propia palabra “hipnotizado” sugiere, Mesmer enseñaba a sus alumnos y clientes a alcanzar estados acentuados de enfoque mental. Se sentaba en silencio con ellos y les enseñaba cómo lograr estados profundos de concentración. La gente pronto comenzó a definir su trabajo con la palabra “autosugestión“: se dieron cuenta de que, en definitiva, Mesmer enseñaba a la gente cómo alcanzar estados profundos de atención en los que se sugestionaban hasta tal punto que sanaban de sus enfermedades.

Hoy en día, la ciencia moderna utiliza tecnologías desconocidas en la época de Mesmer para revelarnos la complejidad de las expresiones biológicas detrás de la atención plena. Aunque la práctica misma puede ser desafiante, es simple y fácil de entender. Y una de las formas en que funciona es muy similar a lo que la comunidad de Mesmer creía: le da “sugerencias” al yo.

Actualmente las técnicas de autosugestión son avaladas por la ciencia y ampliamente utilizadas en el campo de la salud mental. En este artículo de Psychology Today puedes ver los extensos estudios que apoyan y explican su efectividad.

Después de Mesmer, la autosugestión o autohipnosis fue incorporada de forma más explícita por el influyente (y siempre alegre) Émile Coué (1857-1926). 

Coué fue recientemente citado por mi compañero Jorge Benito en este artículo donde compartía su famoso mantra: “Cada día, en todos los sentidos, me siento mejor”. Al igual que los antiguos yoguis, Coué descubrió que la repetición silenciosa de una frase condiciona nuestro estado mental.

Como puedes ver, las palabras que usó eran casi infantiles, y es esta sencillez lo que convierte a su mantra en algo tan poderoso.

Este es el ejercicio que te propongo:

1) Escribe esta frase en varios papeles: “Cada día, en todos los sentidos, me siento mejor”.

2) Coloca estos papeles en lugares prominentes alrededor de tu casa, y coloca uno en tu billetera (de esa manera, cada vez que lo veas recibirás una agradable sospresa).

3) Crea un protector de pantalla para tu dispositivo con esta misma frase.

4) Antes de acostarte y nada más levantarte, siéntate en postura erecta, como cuando realizas tus prácticas de atención plena (tumabarte o reclinarte para practicar hace que la práctica sea menos efectiva), y repite esta frase en silencio durante 5 a 10 minutos (al igual que sucede con cualquier entrenamiento físico, cuanto más tiempo seas capaz de repetir esta frase en silencio, mucho mejor).

5) Repite interiormente esta frase a lo largo de tu día tan a menudo como puedas.

Haz esto durante 3 días. Experimentarás un impacto inmediato, y cuantos más puntos de los arriba descritos puedas incorporar, más poderosamente sentirás los efectos.

El primer paso en la práctica de la atención plena es volvernos más conscientes de nuestros contenidos mentales. Tras ello, la “autosugestión” -a menudo llamada también “autoafirmación”– nos ayuda a optimizar nuestra actividad cognitiva haciendo que la tónica general de nuestros contenidos sea positiva. La frase de Couè logra esto a la perfección.

A medida que avances en tus prácticas, voy a pedirte que hagas lo siguiente:

Crea tu cuenta gratuita en Mindful Science para comenzar nuestro curso introductorio de atención plena, llamado Reto de Mindfulness. Encontrarás 7 prácticas en audio de 10 minutos de duración y 4 vídeos explicativos. Haz click aquí para crear tu cuenta gratuita ahora.

Explora la autosugestión a través de este ejercicio o, si lo prefieres, crea tus propias afirmaciones. En este artículo puedes encontrar algunos consejos para hacerlo.

Confía en la eficacia de estas prácticas, utilizadas durante siglos y hoy avaladas por la comunidad científica internacional.

Autor

Eric Shaw

Durante más de 30 años Eric Shaw ha estudiado yoga y meditación, y desde 2001 se dedica a su enseñanza a nivel internacional. Es el creador de Prasana Yoga, una forma de alineación en el movimiento, y Yoga Education through Imagery, un programa que ofrece conferencias para la difusión de las tradiciones del yoga.

Eric es instructor de yoga con certificación E-RYT 500 y Yoga Alliance Continuing Education Provider (YACEP), y posee maestrías en Educación, Estudios Religiosos y Estudios Asiáticos. Sus artículos son divulgados regularmente en prestigiosas publicaciones como Yoga Journal, Common Ground o Mantra Yoga & Health, entre muchas otras.

© 2018 MINDFUL SCIENCE, LLC

POLÍTICA DE PRIVACIDAD  Ι  TÉRMINOS Y CONDICIONES