Tu cerebro y tu corazón trabajando juntos

Eric Knouse y Jorge Benito

Estamos seguros de que ya eres consciente de la nueva vida que quieres crear en 2018, y de todo lo que necesitas cambiar en ti para hacer realidad esa visión, propósito o resolución.

Ya hemos compartido contigo en nuestros artículos y vídeos cómo aprender a usar el cerebro de formas nuevas, y hoy queremos aprovechar para darte un conocimiento que es todavía ignorado por muchos: el corazón desempeña un papel aún más importante que el cerebro. Y no estamos hablando metafóricamente.

El corazón y las emociones

A pesar de la evidencia científica, la creencia común sigue siendo que el corazón humano es poco más que una bomba. Pero es mucho más que eso. De hecho fue reclasificado como una glándula hormonal en 1983. El corazón secreta hormonas, y las hormonas -en combinación con otras sustancias naturales del cuerpo- producen lo que llamamos emociones. Y más del 80% de todas las hormonas que se comunican en tu cuerpo están controladas por tu corazón de una forma u otra.

¿Qué pensarías si te dijéramos que puedes comunicarte intencionalmente con el corazón para producir voluntariamente los sentimientos que te gusta sentir? Bien, eso es exactamente lo que queremos compartir contigo hoy.

Hoy la ciencia nos muestra que con un poco de práctica podemos influir en ciertos tipos de hormonas que son beneficiosas para nosotros y nos sentir felices, dichosos y en paz (endorfinas, oxytocina, serotonina, vasopresina…). Podemos aprender cómo invitarlas a salir y jugar con nosotros

¿Cómo imaginas que podemos comunicarnos con estas hormonas? ¿Cómo les decimos que se liberen y jueguen con nosotros?

Hay dos estrategias de eficacia probada que podemos utilizar para comunicarnos con ellas.

La primera es la quietud. Al sentarnos en silencio, en un espacio tranquilo y seguro, le comunicamos a estas sustancias naturales que tienen permiso para inundar nuestro sistema.

La segunda estrategia es respirar de forma pausada y profunda.

Cuando nos sentamos tranquilos, en silencio, en nuestra silla, y simplemente respiramos calmadamente, además de comunicarnos con estas hormonas, también abrimos y expandimos la comunicación que ocurre naturalmente entre el corazón y el cerebro.

A esta comunicación armónica entre el cerebro y el corazón la llamamos Coherencia.

 

Coherencia cerebro-corazón

El corazón y el cerebro siempre están comunicándose entre sí. Y como cualquier otra amistad, donde uno de los amigos habla más que el otro, en este caso es el corazón quien lidera las comunicaciones. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe.

Ayudar a que estos dos sistemas, el corazón y el cerebro, se relacionen entre ellos como los buenos amigos que son es una de las claves de tu transformación mente-cuerpo. De hecho, tu participación es fundamental.

Desde Mindful Science te enseñaremos cómo lograr un estado coherente donde tu cerebro y tu corazón trabajan juntos, comunicándose de la mejor manera posible. Y es entonces cuando la verdadera transformación ocurre.

Estamos agradecidos de poder compartir este conocimiento contigo, y te invitamos a realizar con nosotros este viaje donde te brindaremos el conocimiento, la experiencia directa que respalda tu cambio personal y toda la orientación profesional que necesites.

Nuestra principal responsabilidad es ayudarte en tu camino personal, enseñarte cómo dirigir tus propias experiencias de propia vida.

Esta es la oportunidad perfecta para que comiences esta nueva vida y manifiestes la mejor versión de ti mismo. Nuestro compromiso es realizar este viaje contigo, caminando a tu lado en cada paso del camino.