4 consejos avalados por la ciencia para un fin de año libre de estrés
Jorge Benito
El fin de año es uno de los períodos donde más expuestos estamos a estímulos estresantes.

Compras y control de gastos, encuentros, celebraciones, compromisos, evaluaciones laborales y académicas, planificación para el año entrante… Si no sabemos administrar nuestras obligaciones, todo este estrés puede derivar fácilmente en agobio y agotamiento.

Afortunadamente existen sencillas estrategias que podemos poner en práctica para manejar nuestro estrés y regular nuestra psicofisiología de forma realmente eficaz.

Despedir el año en calma, aceptación y alegría está al alcance de todos, y estas 4 estrategias, además de fáciles de incorporar, poseen respaldo científico y son ampliamente utilizadas en el ámbito clínico.

Vamos a verlas.

1. Desconecta en vacaciones

Si estás tomando un descanso laboral de fin de año y necesitas planificar el año entrante, organiza todo antes de tu partida con calma y, muy importante, sin dejarlo todo para el último momento. Que no te toque hacerlo todo de golpe, deprisa y corriendo.

Si dejas tareas sin concluir, tu cerebro hará todo lo posible para que no las olvides y caerá en un “bucle de ensayo” (rehearsal loop). Va a comenzar a dar vueltas y vueltas en las regiones que unen el hipocampo y la corteza prefrontal, manteniendo estas tareas activas en tu memoria hasta que las finalices.

Esto puede llegar a ser muy estresante, y la mejor forma de evitarlo es organizarte y completar tus tareas con tiempo. Finalizar el año sabiendo que no te quedan tareas inconclusas permitirá que tu cerebro calme estos bucles de ensayo y se relaje, y tú podrás disfrutar más de tus vacaciones.

Y si no has podido concluir todas las tareas, usa este truco: escribe tus tareas pendientes. Al hacerlo tu cerebro se calmará porque ya no sentirá la necesidad de recordarte constantemente que te quedan cosas por hacer.

2. Evita discutir por temas del pasado en reuniones familiares

Si te vas a juntar con personas que hace tiempo que no ves y vuestra relación es tensa o intensa, enfócate en hablar de lo que os une en lugar de centrarte en lo que os separa. Esto es complicado para todos, por supuesto; los asuntos no resueltos pueden llevarnos fácilmente al rencor, la culpa y el resentimiento, pero un cambio de actitud te va a ahorrar muchísimo estrés. Así que mejor evita sacar temas de conversación conflictivos. Recuerda que las peleas en reuniones familiares son demasiado estresantes, y tú prefieres disfrutar de tus encuentros y celebraciones.

Y si la otra persona se empeña en crear conflicto, puedes decir lo siguiente con amabilidad y firmeza: “ya sé que hay muchas cosas en las que no estamos de acuerdo, pero yo preferiría hablar en otro momento de eso; mejor aprovechemos este momento para disfrutar de nuestra compañía y divertirnos en familia. ¿Te parece si nos ponemos de acuerdo al menos en esto? Todos aquí van a agradecer nuestro esfuerzo”.

Esta forma de comunicación no agresiva, sin abusar del otro pero sin dejar que te pisoteen, va a calmar los ánimos y relajar la tensión del ambiente rápidamente.

3. Despide el año agradeciendo

Dile adiós al año que se marcha centrándote más consistentemente en todo lo bueno que te ha regalado.

Nuestra mente tiene una marcada tendencia natural a la negatividad, y tiene especial debilidad por la queja y la carencia. Es completamente normal, a todos nos pasa. Pero esto no quiere decir que no puedas hacer nada al respecto. Cuando tu mente quiera arrastrarte al victimismo y el lamento, recuerda todo lo edificante que el año 2018 te trajo… y practica la gratitud.

Al recordarte que tu vida está llena de buenas personas y buenas cosas, dejarás de ver solamente lo negativo e indeseable. Esto, a su vez, te va a proporcionar un mayor discernimiento y claridad a la hora de enfrentar los problemas, preocupaciones y conflictos de tu vida cotidiana.

Una de las mejores formas de hacerle un espacio a la gratitud en tu vida es crear un diario de gratitud. El simple acto de tomarnos unos minutos al día para escribir aquellas cosas por las que nos sentimos agradecidos transforma nuestro cuerpo y nuestra mente, que rápidamente responden a los cambios positivos que la gratitud pone en funcionamiento.

Si quieres conocer más acerca del diario de gratitud, te animo a ver este breve vídeo de nuestro canal de Youtube, donde aprenderás cómo crear y mantener el tuyo paso a paso.

4. Practica mindfulness

El mindfulness o atención plena es una de las estrategias de reducción de estrés que más rápido se han extendido a nivel mundial.

Es tan eficaz y fácil de incorporar que ha llamado la atención de multitud de científicos, investigadores y organizaciones. Y lo que han descubierto es sorprendente:

la práctica de mindfulness o atención plena favorece nuestra salud física y mental, reduce nuestros niveles de estrés y ansiedad, mejora nuestros ciclos de sueño, equilibra nuestras emociones, cambia nuestro cerebro, libera sustancias antidepresivas endógenas, crea un estado de coherencia cruzada entre el cerebro y el corazón, retrasa el envejecimiento y aumenta nuestros niveles de satisfacción personal y laboral.

Aunque solo sean unos minutos al día, practica mindfulness. Si ya tienes una cuenta en Mindful Science, inicia sesión y déjate guiar en esta vía hacia una plena conciencia. Y si todavía no has creado una cuenta, puedes tocar aquí para crear una cuenta de prueba y comenzar a practicar con nuestro programa gratuito de introducción al mindfulness.

El fin de año es un tiempo para celebrar, hacer balance y armarse de energía para todo lo nuevo que está por llegar.

Disfruta de todo lo bueno que la vida te ofrece, no pierdas de vista lo que es importante para ti y usa estas sencillas estrategias para apoyar tu equilibrio mente-cuerpo. Te ayudarán a sentirte mejor y tus seres queridos también van a beneficiarse de esa versión de ti más calmada, alegre y plena.

Autor

Jorge Benito

Cofundador y director de Mindful Science, Jorge Benito es investigador en los campos de la medicina integrativa, la neurobiología, la psicología positiva y las disciplinas mente-cuerpo. Su enfoque principal es la conexión mente-cuerpo, la activación voluntaria de nuestros mecanismos naturales de transformación biopsicosocial y el fortalecimiento de nuestras capacidades y virtudes humanas.

Autor del libro Educar para Sanar y creador de todos los cursos online ofrecidos en Mindful Science, Jorge actualmente colabora en el desarrollo de una nueva tecnología de retroalimentación cardiorrespiratoria que codifica y analiza las señales del cerebro y el corazón, y que pronto estará comercialmente disponible para todo el mundo.

Más artículos del autor