Crear nuevos hábitos es tremendamente complicado. El cerebro se resiste a los nuevos hábitos porque cree que es un desperdicio de energía. Prefiere que inviertas tu energía mental y corporal en hacer lo que siempre has hecho.

¿Por qué? Porque te ha servido. Sigues vivo, y eso es prueba para el cerebro de que todo lo has hecho es una buena estrategia, así que va a tratar de prevenir que emprendas nuevos caminos.

Pero también podría ser que te cueste tanto crear nuevos hábitos porque hay cosas que no estás haciendo bien. Y en este vídeo vas a recibir 3 sencillos consejos que van a hacer que tu cerebro, en lugar de obstaculizarte, te apoye.

Otros artículos del autor